.

100-mascara

CONSTRUCCIÓN

La construcción requirió alrededor de 7 años de arduo trabajo en condiciones extremas.
La altitud, la puna, lo escarpado del trazado, el aislamiento, el frío intenso en la noche y el calor en el día, así como las condiciones complicadas de la vida en campamentos alejados de la ciudad, significaron la pérdida de vida de numerosos trabajadores.
Se requirió de una gran cantidad de hombres, la mayoría llegados desde el sur. El estudio y trazado que el gobierno había encargado originalmente al ingeniero Josiah Harding sirvió como base para el inicio de la construcción. A corto plazo se advirtió que no era viable dada la abrupta geografía. Como consecuencia de ello, se encomendó la tarea a los ingenieros chilenos Benjamín Vivanco, Alejandro Guzmán y Manuel Ossa, quienes rediseñaron el proyecto, haciendo más corto el recorrido, así como el tiempo de ejecución de las obras.

Las obras se iniciaron oficialmente en 1906 con el primer llamado a propuesta pública.
De entre cuatro ofertas, la construcción de esta compleja obra de ingeniería fue adjudicada al Sindicato de Obras Públicas, por un valor de 2.152.000 libras esterlinas.
El primer año, el Sindicato concretó el tendido de alrededor de 31,7 km de vía avanzando por el valle del río Lluta, pero debió ponerse fin al contrato a raíz de una serie de dificultades.
Finalmente, luego de otra oferta que no llegó a término, la construcción fue adjudicada a la empresa “Sir John Jackson Ltda.” quedando a cargo don Mateo Clark, quien venía de terminar la importante obra del tren trasandino por Juncal, con Argentina. Durante el período en que se definía la empresa que construiría definitivamente el FCALP, se optó por avanzar en la construcción bajo la responsabilidad de don Benjamín Vivanco y del contratista don Manuel Ossa. Se llegó así, hasta el km 96,7 casi 8 km más allá de la parada de Pampa Ossa en el valle del río Lluta.

Luego de adjudicar la propuesta, la construcción avanzó por la empinada quebrada de Quiroz, haciendo cortes, construyendo muros de asiento de mampostería de piedra seca, túneles, escarpes, puentes y aducciones de agua sin mayores inconvenientes hasta 1911.
A principio de ese año un gran aluvión del río Lluta, debido a las intensas lluvias en el altiplano, se llevó buena parte de la enrieladura
lo que obligó a reparaciones y nuevas obras. En paralelo en 1909 se iniciaron las obras en Bolivia desde la estación de Viacha, cerca de La Paz, hacia Charaña en la frontera de Chile, atravesando el altiplano para llegar a la que sería la última estación boliviana.
Reparados los estragos del desborde del río Lluta, el 13 de mayo de 1913, se inauguró oficialmente el Ferrocarril en una ceremonia que tuvo lugar en Arica.
El 13 de mayo de 1928, Chile procedió a entregar a Bolivia, cumpliendo lo previsto en el artículo 3° del Tratado de 1904, traspasándose la propiedad de la sección boliviana al vecino país, y quedando ambas secciones con administraciones autónomas.
El tramo Charaña hasta Alto de La Paz empezó su operación completa ese año, una vez que se ejecutó el tramo de Viacha a Alto de La Paz.

Start typing and press Enter to search